Portafolio de inversión

¿Qué es un portafolio de inversión?

Un portafolio de inversión se define como una colección de instrumentos financieros seleccionados y administrados por un inversor quien busca obtener beneficios económicos bajo el desempeño de los valores adquiridos.

Los portafolios de inversión pueden ser entendidos como una especie de producto “hecho a la medida” de cada inversor ya que el perfil de riesgo, la rentabilidad deseada, y el horizonte de tiempo esperado, son las variables fundamentales para poder establecer los valores destino de los recursos.

¿Qué tipo de valores conforman un portafolio de inversión?

Los valores que conforman los portafolios de inversión pueden variar dependiendo del tipo de los activos que haya escogido el inversor para la destinación de sus recursos. Siendo así, la lista de estos activos puede estar comprendida por instrumentos tales como;

  • Materias primas
  • Títulos en bienes raíces
  • Arte
  • Bonos
  • Instrumentos de efectivo
  • Acciones
  • Fondos

Administración de portafolios de inversión – Estrategias

Para reducir el riesgo adyacente a la inversión en los mercados financieros, es recomendable tener en cuenta que cualquier cartera o portafolio debe;

  • Estar diversificado para amortiguar los efectos de los movimientos aleatorios en los mercados financieros.  
  • Optimizar el rendimiento considerando el perfil de riesgo y el horizonte de inversión del cliente. 
  • Disminuir la participación en valores de renta variable.
  • Efectuar periódicamente adecuaciones al portafolio.
  • Realizar permanentes evaluaciones de los instrumentos de inversión.

Características de un portafolio de inversión

Horizonte de inversión 

Es La expectativa de tiempo y riesgo con la que fluctúa la inversión de una persona en el portafolio:

El horizonte de tiempo debe tener en consideración cuanto está dispuesto un inversor a esperar por el retorno de su inversión ROI. Al invertir en los mercados financieros, una persona debe estar al tanto que este tipo de inversión está diseñada para ser más provechosa en plazos mayores a un año. Los horizontes de inversión pueden ser:

  • Corto Plazo: 1 a 3 años
  • Plazo medio: De 3 a 5 años        
  • Largo Plazo: Más de 5 años

Perfil de inversión      

Se puede clasificar el perfil del inversionista según su tolerancia al riesgo, es decir, según su aceptación a la volatilidad y a las fluctuaciones que pueden presentarse en los mercados financieros y que, en resumidas cuentas, pueden afectar el desempeño de la inversión de dicha persona.

El inversionista debe estar consciente de la volatilidad de los activos en los que invierte y sentirse cómodo con ello. Los portafolios de inversión suelen ser clasificados en tres tipos de perfiles según la aceptación de riesgo del inversionista:

  • Conservador: Este perfil se caracteriza por ser el de menor tolerancia a la volatilidad de los mercados. En resumidas cuentas, un perfil conservador busca un grado alto de estabilidad del patrimonio y solo acepta pequeñas disminuciones eventuales en el valor de la inversión. Este perfil está encaminado al largo plazo y tiene un retorno de inversión más lento y en menor porcentaje.
  • Moderado: Busca obtener buenos rendimientos administrando el riesgo y la estabilidad del patrimonio con un nivel de tolerancia medio a las fluctuaciones ocasionales. Las inversiones realizadas bajo este perfil suelen tener una mayor posibilidad de retorno en plazos más cortos.
  • Agresivo: La volatilidad y las grandes fluctuaciones no son un problema, la inversión puede ser bastante más impredecible pero la inversión puede entregar un retorno mucho más elevado. No sobra decir que la inversión podría verse afectada negativamente con facilidad dependiendo de las variaciones en los mercados

Selección de estrategia 

Se debe seleccionar una estrategia adecuada de manejo del portafolio que sea coherente con los requerimientos del cliente tanto como a su tolerancia al riesgo, se pueden clasificar estas estrategias entre pasivas y activas.

Una estrategia activa utiliza información y las técnicas de proyecciones para obtener mejores ganancias y rendimientos que las de un portafolio diversificado.

Una estrategia pasiva requiere un aporte mínimo y se sustenta en la diversificación. Existen estrategias de portafolio basadas en estructuras diseñadas para alcanzar desempeños de pasivos determinados.

La selección de la estrategia depende de:

  • La visión del cliente acerca de la eficiencia del mercado.
  • La tolerancia al riesgo y a las fluctuaciones
  • La naturaleza de los pasivos del cliente

Objetivo de un portafolio de inversión – Optimización 

La elección de activos debe formar un equilibrio entre el riesgo y el rendimiento; para construir el portafolio oprimo debemos estructurar la distribución de la siguiente forma:

  1. Tomar posiciones en instrumentos de liquidez de muy corto plazo (activos que estén disponibles para cualquier contingencia.
  2. Instrumentos de deuda, en la parte media de la curva de rendimientos y bonos a largo plazo con mayor rendimiento.
  3. A su vez, se deben incluir activos con mayor riesgo como las acciones, ETF’s, o instrumentos derivados que potencien el rendimiento del portafolio.

Los portafolios óptimos consideran la frontera eficiente de inversión, el horizonte de tiempo y el perfil de riesgo del inversionista.