Liquidez

Si te gusta el mundo empresarial, las finanzas y el manejo del dinero, es probable que alguna vez hayas escuchado sobre la liquidez y sobre su importancia para el financiamiento de las operaciones en las empresas. En esta oportunidad te estaremos explicando la definición de esta métrica financiera y te aclararemos su importancia para la continuidad de las operaciones en una organización. 

¿Qué es liquidez?

Es la capacidad que tiene una empresa de hacer frente a sus obligaciones financieras mediante un flujo de dinero en efectivo. Se considera también como liquidez a los activos que tienen la capacidad y facilidad de ser transformados en efectivo sin que ocurra una pérdida de su valor.

Los billetes y monedas representan una absoluta liquidez, de igual manera que los depósitos bancarios y los instrumentos equivalentes al efectivo. La liquidez de un activo suele estar en contraposición a su rentabilidad, debido a que los activos líquidos suelen tener compradores dispuestos en todo momento.

Las empresas suelen acumular efectivo u equivalentes durante las épocas en que hay escasez de créditos bancarios o cuando las tasas de interés son más altas.

Liquidez financiera – Cuál es su importancia

La liquidez permite a la organización mantener el proceso productivo o comercial activo. La falta de esta métrica en las operaciones, limita las posibilidades de generar ahorros o excedentes de dinero.       

Cuando se cuenta con el efectivo suficiente es posible cumplir con las obligaciones o pasivos a corto plazo y realizar la financiación operaciones productivas. A su vez, la liquidez facilita la rápida inversión de capital y un acceso inmediato a reservas en situaciones inesperadas.

Como se obtiene

Existen diversas maneras de obtener un mayor flujo de efectivo o de obtener activos líquidos. Sin embargo, en cuanto a la estructuración organización y a la administración empresarial, la liquidez se puede obtener por;

  • Solicitud de financiamiento.
  • Realización de aportes de terceros, asociados o propios.
  • Financiamiento de proveedores.
  • Venta o liquidación de maquinaria y mercancías.
  • Obtener adelanto de pagos de clientes.